El sitio sobre producción con biológicos y estrategias sustentables
Extensivos MAYO - 2024 561

A Todo Trigo: Erosión y degradación de suelos ¿Qué acciones tomar?

A Todo Trigo: Erosión y degradación de suelos ¿Qué acciones tomar?

En el marco de A todo trigo el especialista Juan Gaitán se refirió l grave problema de suelos erosionados en Provincia de Buenos Aires frutos de la erosión hídrica, monocultivo, el avance del maní y la falta de aplicación de biológicos al suelo.

“La degradación de los suelos es un tema bastante amplio que implica muchos procesos distintos: degradación eólica, hídrica, física, química, entre otras. Vinculadas al sector agropecuario, hay dos variables principales: la erosión hídrica, que es posiblemente el principal proceso de degradación de tierras en nuestro país, y el carbono orgánico en el suelo como uno de los aspectos más importantes de su salud”, explicó el especialista. 

En lo que respecta a la erosión hídrica, en función de un mapa presentado desde el INTA, Gaitán indicó que hay una tendencia que se ha mantenido relativamente constante en los últimos 22 años.

“Hay dos décadas que se diferencian claramente. Del 2000 al 2012 hay una tendencia en aumentar la erosión y, por el contrario, del 2012 al 2022 eso disminuyó. Allí entra en juego el rol de las rotaciones”, dijo. De acuerdo a lo analizado, el aumento de la erosión en los primeros años de este siglo respondió a un aumento de la producción de soja de primera y a una disminución de la rotación con trigo. En cambio, en la década siguiente, el aumento del trigo y de otros cultivos de invierno ayudó a revertir esa tendencia.

“Con un cultivo simple, la pérdida del suelo ronda las 2.5 toneladas por hectárea. Si parte de la superficie la llevamos a dobles cultivos, uno de invierno y uno de verano, eso baja a 1 tonelada o menos. Eso tiene que ver con que, frente a cultivos simples, en el otoño siguiente el suelo queda sin protección siendo esa una época de alta erosión por lluvias”, afirmó Gaitán. 

Atado a esto, de acuerdo con el investigador, aquellos suelos con mayores rotaciones y una menor taza de erosión fueron los que mayor carbono demostraron tener, algo clave en términos de fertilidad de los suelos. 

Gaitán cerró su participación en A Todo Trigo con una propuesta: “Hay que diseñar un sistema de monitoreo para el aprendizaje y mejora de gestión”, dijo. Para él es clave “observar y medir si lo que se está haciendo efectivamente conduce a las metas de reducción de la degradación del suelo o si por el contrario resulta necesario modificar el manejo”. 

“Ese sistema de monitoreo estaría integrado por modelos que den lugar a una red de parcelas permanentes para tener estimaciones permanentes y cada vez más precisas”, finalizó. 


Mira la nota aquí:


Powered by Froala Editor